UNA MIRADA

LITTO NEBBIA

1ra. Edición: 2004
Editorial: Catálogos

Este libro tiene aproximadamente 300 paginas, y consta de crónicas de Nebbia sobre diversas temáticas que lo sensibilizan.
También incluye numerosa cantidad de fotografías inéditas de archivo personal e incluye un CD con grabaciones inéditas de este gran músico.

Para muestra..un capitulo del libro.

CANCIONES SON PASTELES
(Anécdotas de composición en grabación)

Casi siempre que termino de escribir una canción, tengo una idea bastante clara de cómo quiero que suene al ser grabada.
Hay solo un pequeño margen que dejo para la improvisación, para lo que pueda ocurrir espontáneamente al estar en el estudio de grabación.
A veces, la canción es muy fuerte e intimista, y con solo acompañarme al piano o guitarra, ya esta. Pero hay otras, que su línea melódica y armonía, permite que uno este contrapunteando otras melodías lateralmente de lo que voy cantando. Pasa lo mismo con lo rítmico. No me gusta cantar "cuadrado", que es lo que mas se estila, naturalmente me sale que fraseo como un instrumento que esta swingueando. Así han cantado siempre los vocalistas que mas amo de la historia, desde Carlos Gardel, pasando por Joao Gilberto, Antonio Carlos Jobim hasta Milton Nascimento.

A partir del milagro tecnológico de poder realizar sobregrabaciones, y el milagro de Dios de poder ejecutar varios instrumentos, es que puedo muchas veces ir tocando todos los instrumentos que suenan en alguno de mis discos. Esto no esta hecho como una demostración, sino que como decía al comienzo, hay veces que siento lo que exactamente necesita una canción que he terminado de escribir. Seria tonto que llamara para tocar a alguno de los grandes músicos amigos que siempre me acompañan para que tocaran de la manera que yo "quiero".
Lo que toco en cada instrumento, tiene el detalle de originalidad interpretativa que logro para una música que soy el autor, y es muchas veces una manera "despretensiosa"de tocar, porque no me tengo que demostrar nada. Solo lograr el objetivo final que la canción tenga el clima que imagine.

Cuando en algunos temas hago estas cosas, agregar un silbidito, una percusión vocal o tocada con lata de cerveza, o cuando coloco una línea de violines que van realizando una melodía muy fuerte que pareciera que compitiera con la línea central que yo mismo estoy cantando, son nada mas que los recursos que uso para lograr lo que llamo un "pastel".
A veces salen cosas que luego serian imposibles de reproducir en "vivo".
Fueron creadas en el estudio y su destino para siempre es la grabación que luego estará perpetuamente en un disco.
Soy muy sensible en aprovechar para una grabación todo lo que encuentre naturalmente a mi alrededor, y si estoy convencido, seguro va a sonar bien...

En mi álbum "Buscando en el bolsillo del alma” del 89; los temas "Ha sido eso" e "Intervalo Nocturno", tienen mezclado con mi voz e instrumentos, lluvia natural extraída de un disco de grabaciones callejeras y una caminata de alguien por un Museo...
Muchas veces cambio la afinación de los sintetizadores manualmente, sobre la marcha de la misma música, porque siento que queda bien....
Se me ocurrió que el tema "Yo conocí a la naturaleza" del álbum del 86' "Demasiadas Maneras de no saber nada", debía tener en su introducción algunos pájaros cantando....Así fue que el fotógrafo Olkar Ramirez llego esa mañana al estudio con las 5 jaulitas de pájaros que tenia en su casa. Los pusimos al centro del estudio con unas telas oscuras sobre las jaulas para que no los asustara la luz. Comencé a tocar la introducción de piano del tema y allí empezaron a cantar. Así quedo grabado.
Hay temas que me gusta grabarlos grupalmente, para obtener la "calentura” del conjunto en el mero momento.
Otras veces grabo personalmente algunas bases, y luego hago tocar al baterista, al bajista o cualquier otro instrumento solista.
Sin duda que es un gran placer cuando se termina la grabación de un tema donde suena todo tal cual uno lo ha sonado.
Pero confieso que también es un gran placer ir realizando todo este trabajo de ornamentación, de verdadero montaje casi cinematográfico.
Todo un pastel.

El libro, originalmente, venia acompañado por un CD con temas inéditos.
En ediciones posteriores el libro se vendió sin dicho CD.

Durante mucho tiempo, he tenido entre otros sueños, uno en colores, donde me encuentro en un lugar muy bello casi atemporal. Mientras transito por ese lugar, suena una música, que es bastante parecida a la que escribo, pero nunca escribí. Es una música con mucha armonía, yuxtaposiciones de acordes que se van entrelazando mientras una línea melódica muy fuerte va surcando todo ese espacio.....Esta es mi obsesión con la estética de la música. Un refinamiento y exquisitez, que nada tiene que ver con la ambición del virtuosismo o lo "raro"y "complicado".

En mi larga trayectoria y conocimiento de músicos, me he encontrado con protagonistas bien disímiles. Desde el compositor que escribe "complicado" porque piensa que esto pertenece a la categoría de "genialidad", hasta el que cree que su gran talento es para escribir cosas "simples", y solo fabrica cancioncitas que tendríamos que poner un investigador privado para descubrir de plagio en plagio a quien le pertenecen realmente.
Ni tan "complicado” ni tan "simple".
Solo escribir lo que te dicta el corazón. Pero no quedarse dormido con este concepto. Si uno no evoluciona, también el corazón puede dictar erróneamente.

Hay compositores que saben realmente tanta música, tanta cosa técnica, que es legítimo que escriban algo que nos suene casi inalcanzable. Mientras que hay otros, que por su intima personalidad, siempre logran una temática de honda frescura real.

Para ir al grano. Me estoy "quejando” de los músicos que cuando se te presentan, hablan de sus composiciones como mi "obra". Muchas veces luego de escuchar su música, he pensado realmente en una verdadera obra en construcción con sus albañiles y todo eso....sin subestimar a nadie, lógicamente....

Tengo muchísimas horas de grabación en mis espaldas. Gran parte de ellas, grabando mi propia música, pero muchas otras produciendo, arreglando o simplemente solucionando los problemas que a veces hay en una grabación.
Los problemas a veces son por mala ejecución, regular interpretación, o sencillamente porque el músico toca muy bien pero no tiene la menor idea de cómo se graba un disco.
Entonces te aparece alguien que no quiere que le toques una nota de lo suyo, y vos humildemente la única nota que quedes tocarle es la más infeliz...
Es un momento bravo este, porque se prueban los egos de cada uno y el gran poder de la vocación....
Después aparecen los "giles"que antes de grabar te preguntan la marca de parlantes que usas y que micrófonos...
No es así. Es mas simple y tan difícil....
Tengo la suerte que produzco lo que me gusta musicalmente, pero igual me he llevado algunos "chascos” en estos últimos tiempos...

Por ejemplo:
Que sucede si uno tiene que poner un piano sobre un grupo vocal que ya ha grabado desafinando, acompañados por una guitarra que además, también esta desafinada...?
Se hace. Es un desafió para uno, si estas de buen humor. Tratas de afinar el piano a la tonalidad que canto el grupo vocal, y luego sin oír a la guitarra comenzas a acompañarlos, por intuición y oreja, claro...
Que harías si llegas a producir un disco de un nuevo compositor instrumental, con grandes solistas y director, mas una agrupación de música clásica, y luego de realizado todo el esfuerzo económico y de producción musical general, el autor te llama para preguntarte si su apellido va a figurar en el lomo del CD...?
Como tomarías que alguien use tu estudio de grabación mas de 120 horas gratis, para luego un día anunciar en un reportaje que va a comenzar un nuevo disco en otro estudio...?

Volviendo a lo de pasteles....es el gran momento.
Plasmar lo que uno tiene en la cabeza y corazón, para luego llevárselo copiadito en un casete a su casa y comprobar que el trabajo no fue en vano....
Claro que todo esto me lo permite el tener un buen estudio de grabación. Ser independiente, porque de eso se trata. El arte necesita libertad, posibilidad de desarrollo, tranquilidad de decisiones, sin que nadie te este moscardeando.
En mis comienzos tuve bastante suerte. Luego de mi primera experiencia de grabación a mis 15 o 16 anos con Los Gatos Salvajes, que es casi inexistente porque nosotros sabíamos poco, el técnico también, la sala era mala y así. En una palabra, nadie sabia nada. Allí al toque, comencé a grabar con Los Gatos, y ya habíamos crecido en exigencias y conocimiento. Por suerte donde grabamos los primeros discos encontramos tipos sensibles como Salvador Barresi, un divino con buen gusto y oreja verdadera.
Luego, mi transito por muchos estudios, mi actitud siempre fue la de estar "preparado" al técnico que me iba a encontrar.

Por lo general, alguien que esta cansado, que te "duerme", no le gusta la música que haces y le revienta cualquier experimentación que le pidas....
En definitiva, una de las cosas mas aburridas que existen en la vida, el encuentro de un" técnico técnico" con un músico apasionado.
No debo olvidarme del gran Jorge da Silva, uno de los mejores técnicos de nuestro país. Sensibilidad & Oreja.
Gran sensibilidad, músico total, con quien compartí anos de grabación durante los anos 70'.
Si uno quiere estar realmente tranquilo grabando, debe tener a su lado un técnico que lo aprecie, que sepa que durante el transcurso de esa grabación, cada uno va a aprender del otro, y que cada quien va a socorrer al otro con su experiencia y criterio para sacar adelante la toma...
Un técnico resentido y frustrado porque quizás quería ser músico, puede destrozar en miles de pedazos una sesión de grabación...
Un músico que llega inflado de soberbia para dar indicaciones sin aun conocer el resultado humano de los que lo están esperando en la sala, también.
Otro músico que asiste con desconfianza, que no sabe explicar el sonido de su propio instrumento, también.

El trabajo en estudio, cuando se trata de una reunión creativa, no de un estudio que están cumpliendo una rutina de horarios comercialmente, debe ser un encuentro fraterno de un grupo de tipos(músicos; técnicos) que se convocan para disfrutar, conocerse, con el anhelado deseo de lograr ese día una bella y original grabación....Nuestra cabeza llena de colores, el corazón queriendo armonizar....y el estudio con todo su instrumental frió y sereno, aun sin usar, simulando ser la tela blanca de un inspirado pintor, que aun no sabe cuan certero será su pincel para depositar tanto amor.....en pasteles...

Por eso canciones son pasteles....

3 comentarios:

Juancho dijo...

econtre un librito de Nebbia que se llama apuntes sobre el rock nacional que edito la revista crisis en el año 88 es el cuaderno 32 para que lo rastrees
hay testimonios de Baglietto,Del Guercio y manolo Juarez

Alejandro Aranda dijo...

wwwuuuww enseri... mira yo soy de Mexico pero la verdad de unos años aca he escuchado a Litto Nebbia y otros de por alla y ahora estoy muy interesado en compartir, tengo muchos discos de Litto, y me gustaria saber mas de el, ojala pudieras pasarmelo

Alejandro Aranda dijo...

rastreandolo...