UA-110056456-1 LOS LIBROS DEL ROCK ARGENTINO: AYER NOMAS

AYER NOMAS

JUAN CARLOS KREIMER – CARLOS POLIMENI
GUILLERMO PINTOS – GUSTAVO ALVAREZ NUÑEZ


40 años de rock en La Argentina

1ra Edicion:2006
Editorial:Ediciones Musimundo

Si bien no existe una bibliografía copiosa, hay varias ediciones fundamentales que reflejan la historia del rock local y a sus artistas. Algunas de ellas son "Cómo vino la mano", de Miguel Grinberg, fundacional de la literatura rockera; "Agarrate!", de Juan Carlos Kreimer, e "Historias del palo", de Gloria Guerrero. También hay quienes se especializaron en los músicos, como "Spinetta: Crónica e Iluminaciones", de Eduardo Berti, o la biografía de Miguel Abuelo por Juanjo Carmona. Libros que se internan con seriedad en la música y los músicos de las últimas décadas.

Pero hacía falta una historia con concepto enciclopédico. Si bien Marcelo Fernández Bitar realizó un profundo trabajo de la historia del rock ordenado año por año y con discografías completas que ya lleva varias ediciones, y hace una década apareció una suerte de diccionario con todos los nombres del rock, su historia y su discografía cuando se celebraron sus primeros treinta años de vida, era necesario darle un carácter enciclopédico que lo actualizara y reflejara no sólo los nombres sino el entorno social en el que sucedieron las distintas etapas del rock.

Y apareció, por fin. "Ayer nomás (40 años de rock en la Argentina)", editado por Musimundo, brinda un panorama generoso en extensión y calidad de edición. Y se trata de un libro necesario, porque más allá de esa suerte de ayudamemoria que resultan las enciclopedias, es de gran utilidad para las nuevas generaciones que intentan descubrir esta historia.


"Ayer nomás" está dividido en cuatro partes, que reflejan a su vez etapas bien diferenciadas tanto en la estética como en el orden (y desorden) social que se vivía en cada momento. La primera parte, a cargo de Juan Carlos Kreimer, empieza en los primeros pasos del rock (la edición de "Rebelde", por los Beatniks), termina en el "Adiós Sui Generis", en 1975. La segunda, por Carlos Polimeni, va de 1976 (el comienzo de la última dictadura) hasta 1985, y refleja el duro camino que cruzó hasta la llegada de la democracia y culmina en el rock como una música popular que ya hace sentir su presencia.

La tercera parte, a cargo de Guillermo Pintos, retrata la expansión del rock tanto en el tamaño del negocio como en la variedad de estilos que se asentaron en su seno, en la década que va desde 1986 hasta 1995. El capítulo final llega hasta 2005, y Gustavo Alvarez Núñez analiza las nuevas estéticas que se enrolaron en las filas del rock, donde abundan los solistas, con el apogeo de las bandas "del barrio" y, claro, la tragedia de Cromagnon.

Lo que queda en claro después de recorrer las 350 páginas es que el rock siempre refleja el comportamiento social de su tiempo. A veces se ve con mayor claridad; otras, hay que hurgar un poco más, pero a través de sus formas de expresión, sus estéticas, sus cambios más o menos bruscos, sus posturas más o menos desafiantes, reflejan el devenir de los últimos 40 años de historia.
Para bien y, tal vez, para desenmascarar nuestras fallas.
Publicar un comentario