UA-110056456-1 LOS LIBROS DEL ROCK ARGENTINO: ROCK Y DICTADURA

ROCK Y DICTADURA

SERGIO PUJOL

Crónica de una generación (1976 – 1983)

1ra Edición: 2005
Editorial: Emece Editores
1ra Edición: 2007
Editorial: Editorial Planeta

A pesar de la fuerte represión que la última dictadura militar desató contra los jóvenes, el rock argentino logró afirmarse en esos años como práctica social y expresión artística.
Mediante la liturgia de los recitales y las complicidades de algunas canciones, una cultura joven consolidada entre los años 60 y 70 fue capaz de sostener ciertas formas de disenso, en medio de exilios, temor y desapariciones.

En este libro Pujol contrapone dos formas de ver el mundo: la del proyecto de disciplina social implementado por la dictadura y la del mundo musical y poético de Charly García, León Gieco y Luís Alberto Spinetta, entre otros referentes. Explora aspectos poco conocidos de la etapa más oscura de la Argentina en el siglo XX.

Todo relato nace cuando quien va a narrar sabe desde qué punto de vista va a articular su narración.
Sergio Pujol, reconocido historiador cultural y musicólogo, eligió el punto de vista de quien se acerca y se aleja de los hechos, según una lógica morosa que no teme apelar a un registro próximo y distante, a un tiempo.

El libro Rock y Dictadura tiene la proximidad de quien ha estado tarareando y alentando desde las tribunas y más tarde desde la tranquilidad meditativa de su hogar, a los grupos cuyos discos y recitales son historiados.
Por otro lado, el texto tiene la distancia que dan ya treinta largos años y ríos de tinta sobre un período que se ha saturado hasta el tic de una retórica ligada a dos sememas: memoria y olvido. Pujol recuerda.
Y esa operación de reconstrucción de un vacío, se completa con un relato vivido y vertiginoso, de ciertas figuras que hoy escuchamos como clásicos contemporáneos pero que por entonces estaban insinuándose como nuevos talentos, consolidando una poética y un auditorio para sus canciones.

No hubo actos heroicos, como sí en cambio los hubo en el campo del periodismo y de las letras, pero hubo una voluntad rebelde por fundar una cultura alternativa contra un estado que no sólo prohibía decir sino que, como diría Roland Barthes, obligaba a decir.
Esos espacios simbólicos establecieron un conjunto de prácticas sociosemióticas que facilitaron sobre todo a los jóvenes encontrar espejos donde reflejar su rabia y sus ansias de cambio.


En el año 2007 se reedito este libro en formato de bolsillo
Publicar un comentario