UA-110056456-1 LOS LIBROS DEL ROCK ARGENTINO: DEL CIELITO - EL SELLO DEL ROCK

DEL CIELITO - EL SELLO DEL ROCK

 CANDELARIA KRISTOF

1ra. Edición:
2017
Editorial: INAMU
Prólogo:

“Del Cielito: el sello del rock” nos acerca la historia del legendario estudio de grabación y sello discográfico Del Cielito Records. Narra la vida del primer estudio independiente de la Argentina, cuyas singulares características lo convirtieron en un bastión del rock nacional. 


Apartir de una serie de entrevistas realizadas a Gustavo Grauvy, creador del mítico estudio, y a figuras entrañables de nuestro rock rioplatense, Candelaria Kristof construye un relato en el que personajes como el Indio Solari, Luis Alberto Spinetta, David Lebón, León Gieco, Juanse, Gustavo Cordera y Héctor Starc, entre otros, le dan marco y contenido a una historia de amor y libertad que durante veinticinco años generó canciones y discos inolvidables. 

Los largos días de grabación, las noches intensas, la cabaña, el sonido del Cielito, la amistad, los asados, el fútbol, la pileta, la cocina de Marta, las anécdotas y también lo inefable, configuran ese microclima único que ha generado el estudio de Parque Leloir.
La voz de la narradora se instala en un mundo que le es ajeno para contar también algo propio, algo que quedará transformado por una estética y por un género: el rock & roll.


Relato de Gustavo Gruvy

“En realidad, yo empecé haciendo fotos de Sui Generis porque también era amigo de David Lebon y en esa época David tocaba con Sui Generis como guitarrista invitado. Entonces, en un momento hubo que hacer unas fotos para un show en el Gran Rex. Necesitaban, concretamente, una foto para el programa.
Fui a sacar las fotos de Sui Generis al Rosedal de Palermo.
Así fue como conocí a Charly, a Nito, a Rinaldo Rafanelli y a Juan Rodriguez.

También me hice amigo de Charly. Los acompañaba a los shows y seguí haciéndole fotos.
A partir de ese momento empecé a ir a la casa de Nito. Nos hicimos muy amigos.
A David lo conocía de antes. O sea; Sui Generis eran Charly y Nito pero tocaban con una banda de apoyo.
La parte cholula no era algo que me conmoviera. O sea, nunca fui cholulo.
Charly Garcia era un genio absoluto en esa época. Y para mi, eso era lo increíble: compartir una tarde con un tipo genial. Lo mismo con David, que algún tiempo mas adelante, para probar un grabador que habíamos comprado, tira tres acordes, improvisa una letra y hace una canción que después vende miles de discos..
Bueno, de la misma manera, yo iba a la casa de Charly y Charly se sentaba al piano y decía: “mirá, mirá lo que compuse anoche” y hacia pim , pam, pum y te tocaba canciones que terminaban siendo hits.

No sé, la vivencia era esa: estar compartiendo la intimidad de tipos que estaban en la plenitud de su creatividad. Charly en esa época era una usina de música, de energía, de pasión. Te miraba y te taladraba con su mirada, imponía un liderazgo incontestable; el tipo era una topadora, no había manera de negarle nada. .
Tipos brillantes y jóvenes, en su plenitud. Llenos de ilusiones, de ambiciones, disfrutando del éxito y de la fama, a su manera.
Era muy lindo estar con ellos, te entusiasmaban, te contagiaban esa creatividad.”

_________________________________________________________________

Candelaria Kristof nació en Buenos Aires, en 1967. Realizó estudios en Ciencias de la Comunicación y Counseling.
Publicó las novelas "Habiéndote encontrado" (1999, Ediciones de la Librería), "Desventuras de la novia de tu marido" (2011, Planeta), y la crónica periodística sobre el legendario estudio y sello discográfico Del Cielito Records, "El Cabildo del Rock" (2007, Tomo Producciones).
En 2011 recibió una mención de honor del Fondo Nacional de las Artes por el libro de cuentos Historias que vinieron con el río.
Y en 2017 publicó el libro Del Cielito el sello del rock.
Publicar un comentario